Equinoccio Vernal: Nueva Vida / Renacimiento

El Equinoccio Vernal tendrá lugar el 20 de marzo en el hemisferio norte. Este es el día en el que el sol se sitúa exactamente sobre el ecuador y el día y la noche tienen la misma duración. El equinoccio vernal también se llama equinoccio de primavera, porque marca el comienzo de esta estación.


El largo período de oscuridad que inicio con el solsticio de invierno y durante el cual enfrentamos nuestra sombra, liberamos patrones, sanamos heridas y plantamos las semillas de nuevos sueños, ha terminado. La luz ahora supera a la oscuridad y por esto el equinoccio vernal representa el renacimiento, el potencial de una nueva vida con gran luz, nuevos comienzos y nuevos caminos.


En preparación para invitar a la energía del Equinoccio Vernal a que nutra nuestros nuevos sueños, lo más importante es elegir conscientemente lo que queremos crear. Pero en lugar de ir a nuestra mente en busca de respuestas, lo que necesitamos es escuchar los anhelos de nuestro corazón. Detente por unos momentos, ve hacia adentro y pregúntate: ¿Cuál es el sueño / deseo que he estado ignorando, posponiendo o evitando? Con esta pequeña practica reavivarás el fuego de tu corazón y conocerás la respuesta.


Las razones más frecuentes por las que permitimos que nuestros sueños / deseos se extingan es que creemos los argumentos que nos presenta nuestra mente ya que están basados en la lógica. Nuestra mente magistralmente nos convence que nunca podremos experimentar lo que deseamos. Sin embargo nuestra mente no tiene la culpa, ha escuchado al mundo declarar que los sueños son imposibles, probablemente desde que éramos niños. La mente cree firmemente en la imposibilidad y trata de protegernos de lo que parece arriesgado, tonto, o inviable.


Una práctica que me ha ayudado a mí -y a mis clientes- a reducir los miedos que trae nuestra mente es una ceremonia de luz, y aquí te la presento tal como la aprendí del maestro chamánico Alberto Villoldo. Esta es una ceremonia en la que invitamos a nuestros miedos a hacerse presente y permitimos que se bañen de luz, ya que la luz es una de las expresiones de lo Divino.


Nuestros miedos acechan en la oscuridad aprisionándonos y contrayéndonos y se engrandecen si tratamos de combatirlos ya que se resisten a morir. Sin embargo, nuestros miedos son verdaderamente nuestros protectores más fieles y, en lugar de luchar contra ellos, podemos mostrar agradecimiento por su servicio e invitarlos a ser vistos y escuchados. Todo responde y se suaviza ante la presencia del amor y nuestros miedos también.


Ceremonia de luz

El primer paso es preparar el espacio sagrado. De la misma manera que expresas tu amor preparando tu hogar para recibir la visita de tu amigo más querido, se necesita un espacio y tiempo especiales para que invites y atiendas a el Gran Espíritu y los espíritus guías que te aman y cuidan. Las siguientes sugerencias han resultado útiles:

  • Programa al menos 45 minutos y un lugar donde no te molesten durante este tiempo.

  • Crea un altar. No requiere muchas cosas solo belleza: una vela, un pequeño recipiente con agua, una flor o cristales bastarán.

  • Ten un lugar cómodo para sentarse.

  • Ten un palito de madera delgado, como un palillo o una brocheta de bambú.

  • Prepara un quemador de incienso o una taza llena de arena o sal para colocar la varita de madera verticalmente en ella.

  • Apaga su teléfono celular, computadora y otras fuentes de distracción.

Ten un diario y un bolígrafo para registrar su experiencia al final de la ceremonia

Empieza siempre abriendo el espacio sagrado y llamando al Gran Espíritu y a tus espíritus guías. Conscientemente enfócate en estar completamente presente y explora si alguna parte de ti siente incomodidad u opresión en este momento. Identifica los pensamientos, sentimientos o patrones de comportamiento que no se sienten bien en tu cuerpo y que estas dispuesta a dejar ir. Lo más probable es que encuentres que la fuente de opresión son críticas hacia ti misma o a los demás, o también un comportamiento repetitivo cuyas consecuencias te provocan emociones desagradables. Presta atención de dónde sientes esa incomodidad u opresión en tu cuerpo.


Toma una de las varitas de madera y susurra en ella todo lo que quieras sacar u dejar ir. Una vez que hayas dicho todo de lo cual te quieras liberar, empieza a quemar la varita de madera de forma segura. Puedes sostenerlo en tu mano hasta que sea seguro sin quemarte, o colocarlo en el quemador de incienso / taza con arena o sal. Dependiendo del grosor de el palito de madera, es posible que necesites encenderla varias veces hasta que se consuma por completo.


Cuando la varita de madera esté completamente consumida, toma la vela y de manera segura (a unos 6-7 cm de su cuerpo) llévala a la chacra donde sentiste la sensación desagradable. Con tu mano, lleva la energía sanadora del fuego a esa chacra y luego continúa con todas las demás chacras que experimentaron una liberación. Cuando esto se complete, tómate un tiempo para integrar la energía del fuego y la luz Divina en tu cuerpo. Siente como el fuego y la luz infunden y encienden cada célula de su cuerpo. Luego siente tu campo de energía alrededor de todo tu cuerpo y llénalo con luz Divina.


Cierra esta ceremonia dando gracias al Gran Espíritu y a sus espíritus guías por la sanación amorosa que has recibido. Repite esta ceremonia a menudo para mantenerte abierta a pensar, sentir y actuar en formas diferentes a las cuales acabas de liberar.


Será un placer para mí escuchar sus experiencias. Tu contribución es muy valiosa ya que ayuda a elevar nuestra conciencia colectiva.


Con todo mi amor

Elizabeth Alanis



0 comments

Recent Posts

See All