¿Qué es la sanación chamánica?

La sanación chamánica no es algo que se le hace una persona, como la medicación o la cirugía. La sanación chamánica empodera así que tu eres un participante activo en todo momento. Esta práctica te ensena y ayuda a conectar con tu poder para usar tus habilidades curativas innatas. También facilita una transformación profunda limpiando los bloqueos de energía y te reconecta con tu poder interior elevando tu resonancia vibratoria para que experimentes bienestar.


La curación chamánica se encarga del aspecto espiritual que produce falta de bienestar físico, emocional y mental. Es una forma ancestral de revertir la enfermedad, basada en la conexión con la sabiduría y la guía del Gran Espíritu y los espíritus visibles e invisibles que son parte de la vida.


La vida del chamán se centra en su conexión con la Divinidad Femenina llamada Madre Tierra, y la Divinidad Masculina, el Padre Espíritu. En el chamanismo, toda la creación tiene un espíritu y un alma, que ​​es sagrada. En los reinos invisibles, el chamán - o practicante chamánico - está en comunión con el Gran Espíritu del que todos somos parte, y con los espíritus sagrados de los antepasados, grandes maestros, avatares, ángeles y muchos otros espíritus según la herencia cultural particular de cada chaman.


En el reino visible, el chamán también está profundamente conectado con los espíritus de la naturaleza, como los elementales, la tierra, las plantas, las rocas, los cristales y otros. Esta intimidad con la Naturaleza se cultiva en todo momento a través de la observación, la experiencia directa y ceremonia para venerar y celebrar la Vida.


Los espíritus visibles e invisibles guían al chamán -y al cliente- en viajes sagrados para restablecer el equilibrio. Un chamán entiende que el equilibrio y la alineación consigo mismo y con todas las energías de la vida es lo que crea nuestra realidad. Cuando los desequilibrios o la desalineación se manifiestan como enfermedades (físicas, mentales, emocionales y en las relaciones) o bloqueos que impiden el movimiento en la dirección deseada, el chamán media entre los mundos visible (físico) e invisible (espiritual) a través de ceremonia, ayudando a los individuos y las comunidades. A despejar bloqueos energéticos, sanando y restaurando el equilibrio y la alineación interna (cuerpo, mente, espíritu) y con toda la creación.


Al igual que con cualquier otra práctica de curación, un chamán comienza evaluando la aflicción y la naturaleza de la misma. El trabajo de un chamán es profundamente intuitivo, ya que escucha a la persona afligida y a los Guías Sagrados para saber qué herramientas y prácticas funcionarán mejor para una persona en particular. Un chamán trabaja en alineación con la naturaleza y, por lo tanto, utiliza herramientas como tambores, cristales, velas, plumas y huevos para determinar la fuente y la naturaleza del malestar o la falta de bienestar del cliente.


Sigue este enlace para contactarme con comentarios o preguntas sobre este blog.


https://www.loveintowholeness.com/contactame


En el blog de la próxima semana profundizaremos en las condiciones con que la curación chamánica puede ayudarte.


Con mucho cariño y mis mejores deseos


Elizabeth Alanis



0 comments